BTP 15 años

Características del nuevo número

Hoy estamos hablando de bonos del gobierno. Precisamente el nuevo número del BTP de 15 años del 13 de febrero. Una cuestión que ha tenido un éxito especial. Antes de entender si es mejor suscribir esta seguridad, un breve resumen para aquellos que no conocen bien el instrumento.

El Btp es uno de los tipos de valores emitidos por el Estado. Se trata de la que se caracteriza por la scedenza más larga (va de 3 años hasta incluso 50 años). El cupón es semestral. Los Btps se emiten a través del mecanismo de «subasta marginal», que normalmente tiene lugar dos veces al mes.

Antes de cada subasta, el tesoro determina y anuncia el rango de cantidad emitida. El precio de emisión está determinado por el cruce entre la oferta y la demanda recibida durante la subasta.

Sólo pueden participar en las subastas los intermediarios autorizados, es decir, los bancos o los fondos de inversión.
El valor mínimo de suscripción es de 1000 euros y sube con múltiplos de mil.

Es posible comprar btp incluso después de su emisión. Estas son compras en el mercado secundario. En el caso de Bosa Italiana la compra se realiza en el MOT (mercado electrónico de bonos y obligaciones del Estado).

Las ganancias derivadas del btp, al igual que las de los demás bonos del Estado, están gravadas al 12,50% en lugar del 26%. La subasta de BTP de 15 años se realizó con las mismas reglas que las anteriores.

Participantes de la subasta

¿Quién participó en la subasta de BTP de 15 años?
La colocación fue llevada a cabo por un sindicato de cinco gerentes principales, Goldman Sachs Int. Bank, Morgan Stanley, Nomura, Société Générale Investment Banking y Unicredit.

Las acciones también estarán disponibles para los inversores minoristas en los próximos días. Más de 400 inversores participaron en la transacción para una demanda total de más de 50.000 millones de euros.

Los inversores con un horizonte de inversión a largo plazo compraron el 18,5% de la emisión (en particular, el 12% se destinó a fondos de pensiones y compañías de seguros, mientras que el 6,5% se asignó a bancos centrales e instituciones gubernamentales). Los fondos de cobertura se asignaron al 5,3% del total.

Las empresas no financieras participaron en la emisión con una participación residual del 0,2%. Las últimas emisiones italianas tuvieron un mejor comportamiento que otros bonos del Estado en la zona euro, probablemente recuperándose también tras las elecciones regionales en Emilia Romagna, que mitigaron la percepción del riesgo político de Italia.

Distribución geográfica de los nuevos BTP de 15 años
La distribución geográfica del título ha sido extremadamente diversificada, con la participación de más de 30 países. Los inversores extranjeros representaron poco menos de dos tercios de la emisión (63,4%), mientras que los inversores nacionales suscribieron el 36,6%. Entre los inversores extranjeros, la parte suscrita por los inversores norteamericanos fue particularmente significativa (13,3%).

El resto de la colocación se asignó en gran parte en Europa (45,2%). Los principales países fueron Alemania (10,3%), el Reino Unido (9,9%), los países escandinavos (7,4%), Francia (6,3%), los países de la Península Ibérica (5%), Suiza (3,3%), el Benelux (1,2%) y otros países europeos (1,8%).

La participación de los inversores asiáticos, que ganaron el 2,7% de la emisión, fue significativa. El resto de la emisión fue suscrita por inversores del Oriente Medio (1,9%), mientras que el 0,3% restante se asignó a inversores residentes en otros países.

El rendimiento bruto anual del BTP a 15 años es del 1,45%, mientras que la fecha de vencimiento es el 1 de marzo de 2036, con cupones semestrales.

El problema es que si se compara el rendimiento con los bonos de los demás países de la zona del euro, los italianos están entre los más rentables junto con los de Grecia; esto es menos positivo, porque si los demás países consiguen financiarse con costes más bajos, significa que nuestro país sigue siendo percibido como más arriesgado (no importa que los tiempos financieros hayan definido el btp como bunds a los esteroides.

Para decir que también son valores seguros, pero pagan un interés más alto……. porque la prima es más alta si el riesgo percibido es mayor). A largo plazo, pagar intereses más altos que en otros países no beneficia a las arcas del Estado italiano.

No invertir

¿Vale la pena invertir en este instrumento para un inversor normal?
La respuesta es negativa.
El rendimiento del BTP a 15 años es del 1,45% anual (considerando sólo los cupones).
Si no quiere expirar, debe tenerse en cuenta que puede haber una variación de capital. Esto puede ser, por supuesto, positivo o negativo.