VAR (valor en riesgo)

¿Qué es y para qué sirve?

VAR (valor en riesgo) o valor en riesgo ¿Qué es, qué significa y para qué sirve?
El VAR, acrónimo inglés de valor en riesgo, significa literalmente «valor en riesgo» en italiano. El VAR es un dato estadístico, a menudo expresado en términos porcentuales, que mide el nivel de riesgo de una inversión financiera.

En términos más prácticos, con el VAR se puede conocer el riesgo máximo al que está sometido su capital una vez invertido en un determinado activo financiero, o un conjunto de ellos. En este último caso, el VAR se refiere a la totalidad de la cartera de inversiones.

Gracias a la VAR se puede saber con cierto grado de precisión cuál es el riesgo máximo, es decir, la pérdida máxima, que puede sufrir su capital en un período de tiempo determinado.

Finalmente, a partir de ahora, cuando leas en un prospecto: «el VAR 95% en un año de la cartera «que Dios me lo envíe» es 7,75%», ¡no te quedarás solo!

Comprenderán inmediatamente que esta información, si hubiera estado escrita en arameo antiguo hasta ayer, no habría hecho ninguna diferencia, simplemente significa que: esa cartera en un año tiene una probabilidad del 95% de no sufrir una pérdida mayor del 7,75%.

Por lo tanto, hay dos elementos en los que se basa la VAR:

  • el marco temporal de referencia: es decir, el período de tiempo en el que se puede experimentar esa pérdida dada. El período de tiempo más largo utilizado suele ser un año. El más corto es un día.
  • el porcentaje de confianza: es decir, la probabilidad estadística de que el VaR cubra la máxima volatilidad de una cartera (los dos intervalos de confianza más utilizados son el 95% y el 99%).

Límites del VAR

VAR – Valor en riesgo: aquí están sus límites
Aunque es una característica muy común en los prospectos de las carteras de inversiones, adolece de varias deficiencias.

La primera limitación se encuentra en la lógica de construcción del indicador. El VAR le informa sobre la máxima pérdida que podría sufrir su cartera, pero no le da ninguna certeza matemática de que en el rango considerado no irá más allá de esta pérdida.

El VAR más preciso es del 99%. Aunque sólo hay un 1% de probabilidad de que las cosas resulten diferentes de lo que se supone, ¡no tienes información sobre lo que podría pasar con tu cartera en tan raras circunstancias!

El segundo aspecto a considerar es que el VAR se basa en una hipótesis muy fuerte: en la estimación del VAR se supone que la distribución de los retornos es «normal» o gaussiana.

Ahora no queremos entrar en detalles estadísticos, pero basta con que sepan que es una hipótesis demasiado simplista y difícil de encontrar en la realidad.

A lo largo del tiempo se han desarrollado diferentes metodologías para el cálculo de VAR, cada una con el objetivo de eliminar los límites de las anteriores. Actualmente no existe una metodología considerada «perfecta».

Además del método «normal», dos son las metodologías más extendidas:

  • Método de simulación histórica
  • Método de simulación Monte Carlo

En el primer caso, no se hacen suposiciones sobre la distribución de los rendimientos, ya que ésta se basa en datos anteriores. La mayor crítica es que el VAR calculado de esta manera es ciertamente más objetivo, pero perdería cualquier capacidad de predicción.

La forma más compleja de calcular el VAR es ciertamente con el método de Monte Carlo. Con este método el analista tiene la posibilidad de intervenir en muchos parámetros. Por ejemplo, puede intervenir en las hipótesis de la distribución del rendimiento. La posibilidad de reconocer al operador amplios márgenes de maniobra para muchos es el verdadero talón de Aquiles de esta metodología.

¿Valor en riesgo indispensable?

Como ha visto, aunque es fácilmente comprensible, no le da ninguna garantía de que su inversión apoye ese riesgo. Precisamente por esta razón es un hecho que no proporcionamos en comparación con nuestras carteras modelo.

Advertencia: esto no significa que no pueda conocer el riesgo de nuestras carteras: ¡nos lo perderíamos! Para cada cartera de los diversos servicios proporcionamos anualmente el valor de «volatilidad» (estadísticamente «desviación estándar»).

La volatilidad de la cartera permite entender cómo se han comportado los rendimientos a lo largo del tiempo.
Un portafolio que después de 5 años ha producido un retorno de, por ejemplo, 5% en promedio por año no significa que el retorno haya sido siempre positivo!

Una cartera con alta volatilidad es una cartera que te hará sufrir mucho en tiempos de crisis. Evidentemente, en tiempos de turbulencia en el mercado, esa cartera se contraerá bruscamente y es muy probable que el rendimiento pueda llegar a ser negativo antes de estabilizarse de nuevo en períodos posteriores.

 

Leave a Reply